Desde mi Buhardilla Mesonzoica
Buscando...
sábado, 24 de diciembre de 2016

LA CUEVA DE LA "ENCANTÁ":


La llamada Torre del Ladrón de Agua, y también del Barrio del Pozo y el Alcázar del castillo ceheginense están situados debajo de la cuesta de la Iglesia Mayor de Santa María Magdalena. En esa torre, hoy restaurada, se encuentra la misteriosa 'Cueva de la Encantada' –o "Encantá"- así como el pozo que presumiblemente llegaba hasta el lecho del Argos y de donde se sustentaba de agua la villa cuando estaba amenazada por los asedios de las guerrillas de Taifas.
En esa cueva de medianas dimensiones donde muchos chicos cehegineros hemos jugado al escondite y a las 'manos arriba', se forjó con los años una invención urbana que ha pasado de padres a hijos.
Cuenta esa leyenda que fue encontrada dentro de la cueva una mujer de extremada delgadez y enferma de tétanos, en un estado de rigidez exagerada —del "Mal Tieso" como decíamos antaño por aquí— aunque aún viva y consciente…, las creencias supersticiosas de la época, atribuyeron que su estado de agarrotamiento era debido a un encantamiento producido por una maléfica hechicera del barrio del Cubo que le suministró un bebedizo para originarle un aborto.
Hay otra versión, quizás más generalizada y divulgada en numerosas latitudes, y es la historia de una hermosa princesa árabe que bajaba a la cueva cada noche para encontrarse con su fiel enamorado, un joven galán cristiano. En los claroscuros del estío, solían bañarse juntos en las cristalinas aguas del río Argos, donde después reposaban abrazados hasta altas horas de la madrugada, entre los cañaverales, a la luz de la luna llena a la que invocaban que les permitiera ceñirse así eternamente.
Compartir en :
 
Back to top!